Noticia

El BIESCA gana en el debut de María Fernández en el Banquillo

Lugar: Pabellón Mata Jove. Unos doscientos expectadores

BIESCA GIJÓN H.C. (4): Christina Klein, Sara González, Luchi Agudo (1), Silvia Cadrecha (1), María Díez (2).

Girona C.H. (2): Laia Salicrú, Carla Dorca, Adriana Gutiérrez, Laia Castro (1), Ester Nadal (1) -e.i.- Elena Ruiz, Carla Gri

Árbitro: Emilio Mariñas (Gallego). No mostró tarjetas

Goles: 0-1, Laia Castro (45”); 1-1, Silvia Cadrecha (11’30”); 1-2, Ester Nadal (18′); 2-2, María Díez (25′), 3-2, María Díez (31′); 4-2, Luchi Agudo (37′)

Esta tarde visitaba el pabellón Mata Jove el Girona H.C. al frente de cuyo banquillo se encuentra el asturiano Sergio Alonso, que fue entrenador de equipos base del BIESCA hace algunas temporadas, pero uno de los principales atractivos del partido era el debut de María Fernández, Pulgui, como entrenadora del equipo gijonés y vio cómo se cumplía el primer objetivo venciendo el encuentro.

El primer periodo del encuentro se vio marcado por el tempranero gol visitante, pese al cual las gijonesas no se vinieron abajo y empezaron a hacer su juego, con defensa individual en ambos conjuntos. En estos primeros veinte minutos hubo ocasiones para ambos conjuntos, pero las más claras serían para las gijonesas que verían como se les recompensaba al empatar el encuentro con un gol de Silvia al picar dentro del área un lanzamiento de Luchi. Las cosas se pudieron poner muy bien para el BIESCA cuando a falta de dos minutos para el descanso el colegiado señaló una directa en contra del equipo catalán que se encargaría Luchi de lanzar, pero que finalmente no acertaría a transformar en gol; en el contragolpe subsiguiente serían las catalanas, por mediación de Ester Nadal las que desequilibrarían el marcador poniendo el 1-2 con el que se llegaría al descanso.

Tras la reanudación el encuentro sigue siendo muy intenso, con ambos equipos luchando por el triunfo, aunque las ocasiones más claras eran para el BIESCA que conseguriía empatar merced a un buen chut desde fuera del área de María Díez, que sería la encargada de poner por delante al conjunto gijonés por primera vez en el partido con otro magnífico zambombazo desde una esquina del área que sorprendió a la portera rival. El Girona, a partir de ese momento se vio obligado a presionar y era evidente que estaba más cerca el 4-2 que el empate, y así sucedió cuando Luchi, saliendo por detrás de la portería contraria elevó la bola y chutó al fondo de la red desatando la algarabía contenida hasta entonces en el Pabellón.

Leave a Reply