Noticia

Aniversario II: El “cantar motivador”

Todos los equipos, antes del comienzo del partido, acostumbran a formar un círculo al lado de su zona de banquillo y entre las jugadoras, técnicos y delegados o delegadas entonan algún tipo de canción que enfatizan finalmente con alguna frase o “grito de guerra”.

Los habituales de Mata Jove o de cualquier otro pabellón de la geografía hockística femenina nacional tienen la oportunidad de ver a nuestro equipo entonar esa especia de “cantarín” que podríamos definir como motivador y de sus orígenes queremos hablar.

El equipo cantando en una magnífica imagen de Luis Velasco captada durante la presente temporada

Las opiniones recogidas en lo relativo a sus primeros pasos resultan algo contradictorios, pero trataremos de resumirlo y contar su pequeña historia.

Teresa en los tiempos de la Liga Astur – Gallega

Los viajes por la carretera que une Asturias y Galicia en más o menos cómodas furgonetas de alquiler siempre dieron lugar a conversaciones divertidas, juegos y sobre todo música, mucha música. A una de nuestras jugadoras, bueno… en realidad portera, Teresa, le gustaba el rock y era habitual que pusiera a grupos como Extremo Duro, Mago de Oz o la banda vallekana Ska-P y precisamente de estos últimos uno de sus temas más populares se repetía con cierta asiduidad: El Vals del obrero

Y ahora es donde comienzan las divergencias en los recuerdos de algunas de las protagonistas. Hay quien recuerda que la adaptación de la letra de los vallekanos se comenzó a adaptar en un bar de Grao con la intención de ir a animar al equipo masculino junior que estaba disputando una Fase de Sector. “Estábamos tomando algo y surgió allí antes de ir a animar a los guajes”. También hay quien cree que se remonta a “Pulgui y Marcos Giménez cuando empezamos a entrenar en el Pabellón de El Llano”, aunque a ésta le “suena más del bus de la Liga Gallega”. En definitiva todo apunta a que estamos hablando, en lo relativo al espacio temporal, en torno a la primera mitad de los años dos mil.

El estribillo de la canción se transformó más o menos de la siguiente forma:

Este es mi equipo, esta es mi gente.
Somos el BIESCA el equipo preferente.
Por eso hermano jugador, con orgullo yo te canto esta canción.
– ¿Quiénes somos?
– Somos el BIESCA GIJÓN
El BIESCA GIJÓN, sí señor.
Sí señor, el equipo campeón.

En el cantarín queda como una especie de resto arqueológico del marketing la denominación de nuestro primer patrocinador BIESCA Armarios Integrados.

En la actualidad, lo que las jugadoras cantan quedó reducido a las dos primeras estrofas que se rematan con un “Sí, sí, SÍ, SÍ, SÍ”.

Se admiten toda clase de matizaciones y aportaciones a esta pequeña historia.