Noticia

Aniversario XIII: Galería de internacionales – Marta Soler

Marta Soler junto a Christina Klein el día de su presentación en Gijón

La segunda jugadora catalana que recalaría en el hockey gijonés fue Marta Soler Balcells y lo hacía procedente del Gulpilhares portugués, a donde había recalado desde su Igualada natal. Marta llegó al Club con un palmarés envidiable (dos campeonatos de España, una Supercopa de Portugal, un Campeonato del Mundo así como varios subcampeonatos y terceros puestos en mundiales y europeos) que agrandaría en Gijón, contribuyendo decisivamente a poner a nuestro Club en el panorama internacional.

Marisol Casado, del Comité Olímpico Español, recibe una placa de manos de Marta por su participación en el Congreso Internacional “Mujer y Hockey sobre Patines” (Xixón, 2006)

Mujer reivindicativa, luchadora, comprometida con los derechos de la mujer, se convirtió en una dinamizadora del hockey femenino y fue pieza clave en la consolidación de la OK Liga Femenina y en los primeros pasos de la Copa de Europa. Igualmente, en esta misma línea, sería la impulsora de la Asociación Internacional de Hockey Patines Femenino y de los congresos que se celebraron en Gijón sobre esta temática o de la Copa de la Amistad, centrada en el hockey base con un esquema totalmente diferente al habitual en este tipo de torneos.

Campeona de la Copa de Europa en el Palacio de los Deportes de Gijón (2010)

La participación de Marta en el BIESCA tuvo dos etapas, la primera fue la temporada 2006/07 (en la que el Club ganó su primera Copa de Europa) y la segunda abarcó las campañas 2008/09 hasta la 2010/11 (en las que conquistaría otras dos Copas de Europa y la primera OK Liga Femenina).

Escanciando sidra en Balmori en 2007

De vuelta a Cataluña, a Igualada , continuó trabajando por el hockey sobre patines femenino, siendo la fundadora y principal impulsora del Igualada Femení H.C.P., club en el que recaló nuestra antigua jugadora y entrenadora María Fernández, Pulgui.

Marta dejó en nuestra ciudad y en el hockey asturiano una huella imborrable entre quienes tuvieron la suerte de conocerla.

¡¡Qué suerte tuvimos!!