Noticia

Aniversario XIV: Sergio Souto, nuestro “jugador taxi”

En los años 20 del siglo pasado, Gijón aportó a la historia del fútbol su pequeño grano de arena en el apartado de curiosidades. Fueron los llamados “jugadores taxi”, tres futbolistas del Sporting (Morán “El Neñu”, Tronchín y Pena) que jugaban en este equipo y a la vez en el Atlético de Madrid y a los que se ponía un taxi para que acudieran a disputar  los partidos con el equipo madrileño.

Pues casi un siglo después en nuestro Club se vivió una situación que tiene una cierta relación con la de estos tres sportinguistas. Se trata de Sergio Souto que durante varias temporadas tuvo que realizar largos viajes entre su lugar de trabajo y Gijón para entrenar y jugar con el equipo (en esta ocasión en su propio coche, no fue necesario ponerle un taxi).

La plantilla del equipo senior de la temporada 2010/11 con Souto en el centro de la fila superior
Souto en una acción en la fase de ascenso celebrada en Burgos en abril de 2013

En marzo de 2015, Sergio tuvo que abandonar el equipo por razones profesionales, desplazándose a la localidad francesa de Marmande. Su despedida tuvo lugar en el segundo partido del play off contra el Oviedo Booling que se disputó en el pabellón de Mata Jove. La crónica del partido recoge el momento de su despedida de esta forma:

Una vez finalizado el partido se procedió a homenajear a Sergio Souto que, por motivos laborales, tiene que trasladarse a Francia y jugo el que podría ser su último partido. Tras unas palabras del Presidente del Club, sus compañeros y un nutrido grupo de jugadores y jugadoras de las categorías inferiores le hicieron entrega de un obsequio. Con posterioridad, el jugador, con un punto de emoción, se dirigió al público y agradeció el cariño después de tantos años en el Club”.

Souto con la camiseta de su equipo, Gazinet Cestas.

Este hecho propició que durante las dos siguientes campañas formara parte de la plantilla del S.A. Gazinet Cestas, con el que se proclamó subcampeón de la N2 Ouest de Francia quedando a un paso del ascenso a N1.

Su identificación con nuestro Club le impulsaba a volver a jugar con su equipo de siempre y las dos siguientes temporadas vivió una situación que es la que hoy traemos a nuestra web ya que los viernes emprendía un largo viaje desde su lugar de trabajo hasta Gijón para poder entrenar ese día con sus compañeros y disputar el partido del fin de semana, en el que rendía a su nivel habitual.

Esta temporada volvió a vivir a Gijón, aunque su trabajo le exige, al igual que en años anteriores, notables viajes por la geografía española, lo que implica unos constantes desplazamientos para poder entrenar durante la semana y estar a disposición de Pedro Abal para el encuentro del domingo.

Es la de Sergio una de esas historias de las que se nutre nuestro Club y que ejemplifican como ninguna la pasión por un deporte y la identificación con unos colores.